MINISTERIO DO TURISMO E CLARO APRESENTAM:

Historia

La trayectoria del Festival de Cine de Gramado siguió todas las etapas del cine nacional. “Si miramos la historia del Festival, podemos saber cómo fue nuestro Brasil y nuestro cine en los últimos 40 años”, atestigua el director Fernando Meirelles. En 1992, con su internacionalización, el evento pasó también a brindar un panorama de la producción iberoamericana, ampliando sus horizontes cinematográficos. Ahora, cada año, fortalece el título del festival de cine ininterrumpido más grande de Brasil, siempre adaptándose a las nuevas tendencias audiovisuales y trayendo las nuevas perspectivas del cine brasileño contemporáneo y en constante cambio.

Aún con los cambios necesarios, la esencia permanece, ya que, en más de cuatro décadas, el Festival de Cine de Gramado fue escenario de momentos significativos para la historia y afirmación del arte cinematográfico en el país. Todo comenzó en 1973, cuando el Instituto Nacional de Cine oficializó el evento. La primera edición, que surgió de la unión del Municipio de Gramado con la Companhia Jornalística Caldas Júnior, Embrafilme, la Fundación Nacional de las Artes y las Secretarías de Estado de Turismo, Educación y Cultura, se realizó del 10 al 14 de enero de 1973, ya con la disputa por Kikito, el “Dios del Buen Humor”, cuya estatua fue creada por Elizabeth Rosenfeld, gran defensora de la artesanía de Gramado.

Las primeras ediciones, realizadas en el verano, estuvieron marcadas por el sensacionalismo, la desnudez y las estrellas que buscaban fama y reconocimiento en Serra Gaúcha. Con la llegada de la década de 1980 y la mejora de las discusiones sobre arte y cultura en los diversos espacios, el evento ganó el título de uno de los más grandes de su tipo en el país. A principios de la década de 1990, con la toma de posesión del gobierno de Fernando Collor, Brasil fue testigo de un proceso de casi extinción de la cinematografía nacional. Para sobrevivir, el Festival se internacionalizó con una edición iberoamericana, realizada entre el 15 y el 22 de agosto de 1992. Se aprobó la nueva fórmula internacional, inédita en Brasil, que dio un nuevo significado al evento.

Con el Festival de Cine de Gramado, Serra Gaúcha se convirtió en escenario de debates y encuentros importantes entre artistas, cineastas, estudiantes, investigadores cinematográficos, prensa y público en general. Importantes nombres del cine nacional e iberoamericano fueron celebrados con Kikitos u homenajeados con trofeos como Oscarito, Eduardo Abelin, Cidade de Gramado y Kikito de Cristal. Othon Bastos, José Wilker, Sônia Braga, Lucélia Santos, Fernanda Torres, Marieta Severo, Hugo Carvana y Marília Pêra son algunos de los actores que tienen a Kikito en casa. En el plano internacional ya se han consagrado Pedro Almodóvar, Juan José Campanella, Javier Bardem, Marisa Paredes y Norma Aleandro.

En su edición 40 aniversario, celebrada en 2012, el Festival se reinventó con un perfil más democrático y numerosos cambios, donde la figura del presidente dejó de existir y las entidades cinematográficas ganaron mayor participación. Otros factores fueron fundamentales en la construcción de la nueva etapa del Festival de Gramado, como el regreso de la exhibición de cortometrajes de Rio Grande do Sul en el Palácio dos Festivals y el abaratamiento de las entradas para todas las exhibiciones. En 2014, Gramadotur, la autoridad municipal responsable de la realización de eventos públicos en Gramado, asume la dirección del evento, dando más transparencia al Festival.